martes, enero 16

Incubus y Súcubus...

Según creencias religiosas los íncubos y súcubos son demonios que se alimentan de la energía sexual de mujeres y hombres respectivamente. Procede del latín "in" encima o "sub" debajo y "cubare" estar acostado, lo que denota su origen lascivo. Hay muchas teorías de cómo nacen, la más común es análoga a la de la mandrágora, que nace cuando la semilla (?) del hombre toca la tierra. Según tengo entendido, esotéricamente, estos seres son conocidos como elementales (no confundir con los elementales de la naturaleza), y suelen morar en la parte baja del Astral. Estos seres desencarnados (similares en comportamiento a micos o a changos, como se le dice en México) aprovechan invocaciones o aperturas accidentales de portales que unen al mundo físico con el Astral, para gastar bromas a sus asustadas víctimas, pero de ahí a que se comporten como súcubo o incubo, para atacar sexualmente a alguien, no me parece posible (lo descripto anteriormente también puede parecer descabellado e improbable). Estas explicaciones proceden de la edad media cuando el desconocimiento y la ignorancia sobre algunos temas hacía recaer la culpa de estos ataques en criaturas endemoniadas, cuando quizás la explicación podía ser más terrenal. Como es mi costumbre lo que escribo esta en general, no se refiere específicamente al caso puntual que nos convoca, y desde una mirada más atenta y alejada de dogmatismos religiosos se podría argumentar que criaturas no pertenecientes al plano físico, difícilmente quieran tener relaciones de índole sexual (copular, como dicen los cientificistas alejados de todo sentimentalismo) buscando como fin último el placer corporal (tal cual lo haríamos nosotros). Como todos sabemos, la sexualidad es una función básica, cuya finalidad es la de reproducirse (desde un punto de vista orgánico, pero admite otros puntos de vista más divertidos), de perpetuar al ser humano (leer "El Gen Egoísta" excelente libro del etólogo Richard Dawkins), desde un punto de vista esotérico, la función sería crear "vehículos" para la encarnación del cuerpo astral. Estas criaturas, de existir, súcubos e íncubos, pertenecerían al plano astral inferior, como mínimo, (de pertenecer a este, nuestro, plano físico, serían parte de estudio de la criptozoología, seguramente) y del Astral, inclusive, hacia planos más evolucionados espiritualmente (que no viene al caso nombrar) no podríamos argumentar que sean necesarios copulamientos para las creaciones de vehículo alguno. Habría que estudiar la posibilidad de que estas criaturas del Astral, puedan aprovechar la energía de índole sexual que se desprende en estos actos, pero eso esta en discusión y para algunos puede ser que si, como para otros puede que no. Tengo entendido que el gran Mago Aleister Crowley practicaba magia sexual, aunque para ese fin utilizaba los fluidos corporales más que la energía desprendida en ese acto, en donde si es utilizada esta energía es en el "Tantra" yoga, actividad tan bastardeada hoy día en occidente.

2 comentarios:

manuel dijo...

Quiero comentarles que tuve una experiencia con estos demonios una vez, si alguien quiere contactarme mi correo es manealc25@hotmail.com

quiero saber mas sobre ellos y conocer mas sobre este tema, si alguien le interesa contacteme.

raul dijo...

me gustaria mucho tener un contacto mi correo es telleria31@hotmail.com estoy buscando desde hace mucho esto